Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Análisis. Pueblos de la frontera, abandonados por el Estado


La trampa del odio fratricida

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
El sensacionalismo de los medios de comunicación colombianos, que solo miran un lado de la realidad, desconoce el contexto de los hechos en la frontera colombo-venezolana y contribuye a la desinformación y a exacerbar los odios fratricidas.

Pronto ellos se olvidarán de los connacionales que padecen las consecuencias del abandono del Estado en la zona limítrofe y continuarán silenciando los miles de desalojos y destierros internos de los compatriotas, a quienes los pulpos financieros nacionales, con la anuencia del Gobierno y de las entidades judiciales, les arrebatan sus viviendas en el Valle del Cauca o en la Costa Atlántica, en los Llanos Orientales o en Bogotá, y frente a los cuales los medios de las élites callan cómplices.

El fenómeno en la frontera es complejo y tiene múltiples aristas, entre ellas el contrabando multimillonario de combustible y de productos de la canasta básica desde Venezuela hacia Colombia, que genera desabastecimiento en el hermano país; la especulación de las casas de cambio con los precios del bolívar, legalizada por el sistema financiero colombiano, y un desempleo pavoroso que fomenta el rebusque ilegal y caótico.

Son factores que han contribuido al enriquecimiento de mafias de acaparadores y especuladores a lado y lado de la frontera, en el marco de una guerra económica de largo aliento, en la que están comprometidas las derechas de los dos países, y se orienta a desestabilizar el gobierno constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, con el apoyo de bandas paramilitares colombianas.

Hoy no pocos claman guerra, como lo hacen en el plano interno, aupados por las oleadas incendiarias de los medios masivos, sumergidos en el desenfreno de los odios y los prejuicios ideologizados de la ultraderecha encabezada por el expresidente Álvaro Uribe y el procurador Alejandro Ordóñez, quienes corrieron a la frontera a aprovecharse de manera oportunista del sufrimiento de los desarraigados, con el único fin de sacarle ganancias políticas.

Y muchos, lamentablemente, caen en la trampa, porque las voces insensatas propaladas desde los micrófonos pueden más que el análisis coherente y sereno, olvidan que la vida de las sociedades tiene multiplicidad de ángulos y que la realidad nunca será en blanco y negro.

Pero, sobre todo, no tienen en cuenta que colombianos y venezolanos somos hermanos y que se requieren soluciones dialogadas. Y, en el caso local, urgen cambios de fondo, estructurales en la economía de la zona limítrofe, hoy en manos del desempleo, las mafias del comercio ilegal y del contrabando, mezcladas con bandas criminales.

(*) Editor de PARÉNTESIS.

La imagen fue captada en una de las principales calles del comercio de Cúcuta, donde a cada paso se encuentran ventas de productos traídos de contrabando desde Venezuela. La economía de la capital de Norte de Santander depende de los productos captados irregularmente en el vecino país. Y el Gobierno colombiano, cómplice. (Foto de Milton Henao).

No hay comentarios:

Publicar un comentario