Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Informe. Grandes conglomerados, afectados por contaminación


La quema de la caña constituye un atentado contra la salud de las poblaciones cercanas a los cultivos. 
Campaña y firmas contra quema de caña en el Valle del Cauca

En el Valle del Cauca crece el rechazo a la práctica de la quema de la caña que realizan los ingenios azucareros del departamento, hecho que ocasiona enormes daños a la salud de amplios conglomerados sociales y de trabajadores, y grave deterioro al medio ambiente.

Uno de los pronunciamientos conocidos en los últimos días es el del Colectivo Ecosocialista de Tuluá, que está proponiendo una campaña contra tal práctica, iniciativa en la que coincide con otras voces que desde diferentes sectores se han pronunciado en tal sentido.

“Como una manera de acercarnos a una acción que detenga la quema de la caña, proponemos que se discuta sobre la construcción de un movimiento de los pobladores de los municipios afectados que busque detener la práctica de la quema”, dice el pronunciamiento, que ha circulado en redes sociales y en algunos medios independientes.

Según el Colectivo, la quema de la caña “se encuentra asociada a la utilización de glifosato como madurante para lograr cosechar más rápidamente y obtener y acrecentar las ganancias de los ingenios azucareros, práctica que también debe revertirse por sus efectos cancerígenos en la población, como ya lo ha reconocido el gobierno de (Juan Manuel) Santos”.

De acuerdo con el pronunciamiento, la “campaña estaría dirigida preferentemente a los trabajadores, a los profesores y maestros de la región, a los trabajadores de la salud, a los trabajadores de las empresas de aseo, a los sindicatos, a los empleados de las administraciones municipales, a los empleados bancarios, a los trabajadores de las industrias”

Sostiene, igualmente, que la campaña abarcaría, de forma preferente, “un mensaje dirigido a los jóvenes de los colegios y a las mujeres presentes en los barrios populares y a los pobladores de los corregimientos de las ciudades de Palmira, Candelaria, Florida, Pradera, San Pedro, Tuluá, Buga, Guacarí y El Cerrito”, que son de los municipios del Valle del Cauca más directamente afectados por la quema.

Agrega el Colectivo que “también buscaríamos asociarnos a organizaciones que han venido luchando contra la quema, como son las de Risaralda, y buscar contactos con los pobladores de Puerto Tejada, Villarrica, Guachené, Corinto, Miranda y Caloto”, municipios del norte del Cauca afectados por el procedimiento de los ingenios.

“Igualmente, sería muy importante buscar la participación de los indígenas y de las comunidades afrodescendientes de los municipios, principalmente del Cauca”, manifiesta.

El impacto social de la quema
Al analizar el impacto de la quema de la caña en el valle geográfico del río Cauca, el Colectivo Ecosocialista sostiene que ella es la que más daño causa al medio ambiente de forma permanente y explica que esto contribuyen “a acelerar los procesos de desertificación que el monocultivo de la caña de azúcar de por sí genera en el mediano plazo para la región”.

El Colectivo recuerda que según estudios realizados por investigadores, en el año 2002 la quema se realizaba aproximadamente en el 80% de la caña cosechada, “es decir, unas 155.000 hectáreas de las 195.000 que para ese año se cosechaban”.

Añade que la quema en los últimos años, en promedio, puede llegar a 165 hectáreas que equivalen al 70% del área total cosechada, que para el año 2013 era de 235.000 hectáreas”, y concluye: “Esto en términos prácticos significa una quema diaria de 500 hectáreas”.

De igual manera, en su convocatoria el Colectivo Ecosocialista sostiene que “la producción de CO2 para el Valle se calcula entre 12 y 20 toneladas, lo que significa que se está aportando al calentamiento global de la región una carga de entre 6.000 y 10.000 toneladas diarias de CO2 a la atmósfera”.

Explica que esto conduce a “la producción de una gran cantidad de efectos en la atmosfera, como el incremento de los niveles de material particulado (PM 10), por encima de lo permitido”.

Afirma también que  “esta situación ha generado la pérdida de luminosidad, retardando el proceso de la fotosíntesis en las plantas, que afecta principalmente a la vegetación de las montañas de la cordillera central en el Valle geográfico”.

“Adicionalmente –afirma el Colectivo--, los efectos de la quema de la caña llevan a la difusión en la atmósfera de la “pavesa” en las ciudades y centros poblados de los municipios, que como lo sabe y lo percibe la población que lo sufre, afecta su bienestar y deteriora no solamente las fuentes de agua, si no que ataca con enfermedades como las infecciones respiratorias agudas”.

Esta contaminación, subraya, “preferencialmente incide en las personas más vulnerables de la población, como son los niños y los ancianos, así como también daña los techos de las viviendas, deteriora la ropa y produce enfermedades pulmonares en la población trabajadora como son los corteros de caña”.

Reclamo a Santos
A propósito de la campaña, defensores del medio ambiente se dirigieron a la Cumbre del Clima de París solicitando que en ella se debatiera el fenómeno de la quema de la caña en el Valle del Cauca, “que tanto daño le está haciendo al medio ambiente, contribuyendo aceleradamente al calentamiento global”.

De igual forma, solicitan al presidente Juan Manuel Santos “que suspenda las autorizaciones de las quemas y se comprometa ante el mundo en cumplirle a la comunidad afectada”.

Según su planteamiento, las autorizaciones de las quemas “vienen desde gobiernos anteriores y son violatorias de la Ley 99 de 1993del Medio Ambiente y de los pactos internacionales que ha suscrito el país en las diferentes cumbres de la Tierra de Naciones las Unidas".

Firmas contra la quema
En el marco de la campaña se inició la recolección de firmas contra la quema de caña, a través de la página a la que pueden acceder quienes se muestren solidarios con la población y los trabajadores afectados y defiendan la conservación del medio ambiente.

El enlace respectivo es el siguiente:

Cali, lunes 30 de noviembre de 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario