Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

lunes, 12 de octubre de 2015

Noticia. Otra empresa cerrada en Cali: 400 trabajadores a la calle

Trabajadores de Andina de Herramientas cuando concedían declaraciones a PARÉNTESIS en la sede de Sintraime, en Cali. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

La resistencia de los obreros de Andina de Herramientas

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
Nueve trabajadores de la empresa Andina de Herramientas resisten por estos días el cierre de la empresa que dejó en la calle a 391 de sus compañeros (entre permanentes y temporales), quienes hasta el 24 de agosto laboraban en la multinacional, una más que clausura sus puertas en Cali.

De los nueve, ocho hacían parte del sindicato de base que en total contaba con 57 miembros y ha sido objeto de la ofensiva de la empresa que ofreció arreglos económicos para acabar con la organización gremial, a los que sucumbió la mayoría.


Reunidos en la sede del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Metalmecánica, Sintraime, organización que es solidaria con ellos, seis de los sobrevivientes de la debacle laboral denuncian el acoso del que han sido objeto por parte de los directivos de la empresa con el fin de que “arreglen” y se sometan a sus condiciones económicas.

Relegados a una oficina de asesores de Andina de Herramientas, los obreros afirman que no cederán porque están defendiendo su derecho al trabajo, a la estabilidad laboral reforzada y, además, porque exigen que se les reconozcan las enfermedades que padecen, adquiridas en el desarrollo de su trabajo en la empresa.

En ello coinciden John Jairo Viveros, Jhon Castro, Dúber Gómez, Eladio Hernández, Flavio Ortiz y Fernando Vásquez, quienes expresaron a PARÉNTESIS su determinación de resistir y no ceder a las pretensiones de la empresa.

Dúber Gómez, por ejemplo, tiene problemas de movimientos en una de sus manos por una cortada que sufrió en desarrollo de una de sus jornadas laborales, mientras que Flavio Ortiz fue operado de una hernia discal y de la ruptura del manguito rotador, afecciones por las que tiene incrustados cuatro tornillos transpediculares y dos barras longitudinales.

“La ARL protege a la empresa y dice que la enfermedad la adquirí en la calle, aunque, en realidad, la contraje en la empresa, pues mi labor consistía en levantar pesos de 60 y 80 kilos”, explica el trabajador.

Eladio Hernández tiene problemas de tendinitis y John Jairo Viveros fue operado del manguito rotador, problemas heredados, según sus denuncias, de las funciones que cumplían en la fábrica de herramientas.

Los obreros sostienen que debido a los problemas físicos que los afectan no pueden conseguir trabajo en otras empresas, pues en los exámenes médicos respectivos les detectan las limitaciones y de inmediato son rechazados.

Denuncian también que la empresa, cerrada el 24 de agosto, no tenía permiso del Ministerio de Trabajo para tal procedimiento, se niega a reubicarlos y solo ofrece un arreglo económico que es “pan para hoy y hambre para mañana”.

Andina de Herramientas SAS es subsidiaria en Colombia de la multinacional Apex Tool Group, e inauguró en febrero de 2014 un centro de acopio en la zona industrial Acopi de Yumbo, un edificio de tres mil metros cuadrados construido con una inversión de $2.200 millones.

Lo extraño es que después de una inversión tan alta, sus directivos decidan cerrar la empresa, tal como ocurrió con otras factorías en Cali, como llantas Michelín, la multinacional de alimentos Kraft Foods Colombia y, más recientemente, Chiclets Adams.

De acuerdo con los trabajadores de Andina de Herramientas, “hay una epidemia de cierres de empresas” y recuerdan que la empresa cubría ampliamente el mercado de las marcas Collins, Stanley y Atila y fabricaba espátulas, destornilladores, seguetas, limas y otros productos.


(*) Periodista independiente, editor de los blogs PARÉNTESIS y ¡PERIODISMO LIBRE!


Dúber Gómez, muestra las lesiones de por vida sufridas durante su tiempo de labor en Andina de Herramientas. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario