Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

sábado, 4 de junio de 2016

Reflexión. Cuando se desmoronan los odios propios y ajenos

Imagen: Laiguana.tv.
PERIODISMO Y VERACIDAD

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
¿Por qué será que a muchas personas, incluidos no pocos periodistas, cuando NO se informa o se opina desde sus particulares ópticas o reproduciendo la propaganda y los discursos hegemónicos difundidos por los medios masivos de comunicación de las élites políticas y económicas, desestiman o desprecian lo dicho?

Ahí es cuando se les olvida la teoría de las dos caras de la información, la pluralidad de las fuentes, la crisis del concepto de objetividad; que las verdades no son absolutas, que la realidad no es en blanco y negro, que la realidad está expresada en multiplicidad de matices; que los hechos no son como los pitan, que los hechos son tozudos; que los intereses subjetivos atraviesan los acontecimientos y los determinan; que lo importante es la veracidad, es decir, la búsqueda de la verdad...

Tal vez la respuesta esté en que se les desmoronan sus juicios preconcebidos, sus deseos reprimidos, sus verdades inoculadas, sus prevenciones infundadas, sus verdades a medias, sus mentiras completas, su falsa neutralidad, sus odios propios y ajenos…

En suma, quieren oír o leer lo que la escuela tradicional, la ideología del establecimiento, las versiones oficiales, los intereses de clase, el sistema imperante y las ideologías de otros les han inyectado a lo largo de la historia...

¿Qué difícil se les hace recorrer el camino de la veracidad?

(*) Periodista independiente, editor de PARÉNTESIS.


Cali, viernes 20 de mayo de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario