Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

jueves, 14 de junio de 2012

Entrevista. Jaime Viafara: 42 años en la calle, lotería en mano



Jaime Viafara, cuando hablaba del  trasegar durante su vida. (Foto: Ana María Ramos O).

“De la Beneficencia del Valle
nunca he recibido ni una aspirina”

Hablamos con un vendedor de lotería y padre de familia oriundo de Puerto Tejada, Cauca, quien asegura el día a día de su familia con la venta de billetes de diferentes juegos de azar. “Gracias a Dios nunca me ha faltado la sal en la mesa, pero ahora se está poniendo difícil”.

Por Ana María Ramos Ospina (*)
Son las 5 de la tarde y por todo el sector del supermercado Olímpica de la Avenida Pasoancho se pasea el único vendedor de lotería de la zona, Jaime Viafara Polo, quien  a sus 53 años de vida aún trabaja y, junto con su esposa, con la cual vive en unión libre y tiene tres hijos, mantiene una familia de bajos recursos.

Viafara trabaja desde los nueve años, cuando empezó su trabajo en la venta de juegos de azar. “Éramos once hermanos de madre cabeza de familia, muy pobres y llenos de necesidades, por eso salí a buscar la papa desde tan temprano”, cuenta  Viafara Polo.


Siendo uno de los niños más grandes salió con otros dos de ellos en busca de una manera de ayudar a sostener su casa y suplir las necesidades. “Nos encontramos con la Beneficencia del Valle del Cauca, que sin preguntarnos la edad siquiera nos proporcionó el cartón y el gancho para sostener los billetes con los que hoy por hoy alimento a mi  familia”, recuerda.

“Gracias a Dios nunca me ha faltado la sal en la mesa, pero ahora se está poniendo difícil”, dice Viafara, después de preguntarle sobre la situación económica de su familia que desde hace algún tiempo se está tornando bastante precaria y, además, hace parte del fenómeno del ‘rebusque’.

“A mi edad ya no tengo expectativas”, afirma Viafara con una mirada llena de tristeza y desolación, ya que toda su vida ha vivido sumido en la más profunda pobreza y esperando que el día que sigue sea mejor que el anterior.

Viafara reconoce que nunca tuvo la iniciativa de buscar otra alternativa de empleo y además de ello afirma: “De la Beneficencia del Valle nunca he recibido ni una aspirina y cuando necesito conseguir el cartón de colgar la lotería hay que hacer demasiadas vueltas, todo eso para que le digan a uno que no hay, que vuelva otro día”.

“Yo ya tengo los pies en la tierra y no voy a seguirme ilusionando con ayudas que no van a llegar”, afirmó Polo con un tono de voz reprimido por las lágrimas que contenía.

Él siempre tuvo un sueño, montar una tienda en su propia casa, sueño que hasta el sol de hoy sigue frustrado por las condiciones en las que vive y la falta de recursos para realizarlo. “Sería bueno tener una tiendita en la misma casa de uno, pero para eso se necesita un capital, y eso es lo que no tengo”.

Jaime Viafara no considera a sus hijos como una ayuda futura, él piensa que los hijos solo son traídos al mundo para criarlos y dejarlos ir, ya que en una relación anterior tuvo dos hijos de los cuales hoy solo sabe el nombre. “Uno no debe poner sus expectativas en los hijos, porque ellos cuando ya crecen se van y se olvidan de los padres”, añadió.

Su trasegar ha sido doloroso y con infinidad de necesidades, la venta de lotería nunca fue lo que él quiso hacer. “Yo empecé con este oficio por física necesidad, además de que no había nada más para hacer”, subraya.

Con toda su experiencia de vida, él ha logrado educar a sus hijos con buenas bases morales. Ahora, ellos saben que deben aprovechar el estudio que con tanto esfuerzo les Proporciona. “Yo espero que mis hijos sean personas de bien, como lo he sido yo, que con el sudor de su frente se ganen la vida y con honestidad consigan sus cositas”, dijo con lágrimas en los ojos.

En verdad es admirable la forma como este lotero y su esposa, que se dedica a la venta de productos por catálogo, hacen todo lo posible por suplir lo fundamental para su familia, que no es poco. Con tesón y templanza han logrado darle una vida digna.

Con orgullo Viafara admite que en medio de la pobreza desea lo mejor para su familia y todavía aspira que la lotería sea protagonista de ello.

(*) Estudiante de Comunicación Social de la Universidad Santiago de Cali, USC

No hay comentarios:

Publicar un comentario