sábado, 6 de agosto de 2022

Los nadies asumen el gobierno con Petro y Francia


 ¡LA POSESIÓN DEL PUEBLO!

Por Luis Alfonso Mena S. 

Hace exactamente cuatro años marchábamos para repudiar la posesión de Iván Duque: había sido elegido presidente de la Ñeñepolítica y de las demás mafias de los partidos corruptos.

El 7 de agosto de 2018 se realizaron manifestaciones en muchas ciudades de Colombia, y en Cali se cumplió una de las más multitudinarias.

Hoy marchamos desde Cali, pero para celebrar la victoria popular y la posesión de Gustavo Petro, el presidente al que, con los dineros sucios de las empresas electorales, le arrebataron el triunfo

Este 7 de agosto de 2022 vamos a Bogotá a participar de un momento excepcional, este sí, de verdad, un momento histórico: la posesión en la Presidencia de todo un pueblo.

Hace cuatro años, en esa marcha popular, pude ver a Francia Márquez del brazo de los que se tomaban las calles en Cali para recibir con el repudio al usurpador de la Primera Magistratura.

Hoy, ella es la nueva Vicepresidenta del país, muy diferente a la elegida al lado de Duque, Martha Lucía Ramírez, segregacionista y retardaría, inmersa en infinidad de líos.

Francia y Petro vienen desde abajo, sufrieron la exclusión y la persecución; se forjaron en las resistencias y los liderazgos culturales, políticos y geográficos, y vencieron.

Su triunfo se fraguó con las multitudes, aquellas que de manera consciente y autogestionaria los asumieron como su gran esperanza contra dos siglos de pobreza y de violencia.

Así que, por primera vez en la historia nacional, el pueblo colombiano siente que con Petro y Francia llega a la Presidencia, porque ese pueblo se echó sobre sus hombros el cambio.

Ahora corresponde no solo al presidente Petro y a la vicepresidenta Francia, sino también a su equipo de ministros y a sus altos funcionarios cumplirle a ese pueblo expectante.

Confiamos en que así será. Estamos seguros de que no defraudarán la voluntad popular expresada en las urnas el 13 de marzo, el 29 de mayo y el 19 de junio.

Y a los congresistas del Pacto Histórico, esa enorme bancada de más de 50 senadores y representantes, les incumbe la enorme responsabilidad de liderar las alianzas en el Congreso.

El pueblo, artífice de sus curules, espera que pasen de los anuncios a los hechos, en primer lugar encabezando la reforma anticorrupción del mismo Congreso, sin esguinces ni excusas.

Y, además, que dejen a un lado las megalomanías y egos, se despojen del afán protagónico y de los infantilismos, para que pasen a cumplir el papel histórico que la comunidad les delegó.

El régimen de Duque deja una estela de hambre, violaciones de los derechos humanos, asesinatos y masacres, de corrupción, narcoparamilitarismo y quiebra del Estado.

La lucha por enfrentar ese desastre hace más ardua y difícil la concreción de las profundas reformas legislativas necesarias para cumplirle al pueblo, y por eso hay que actuar ya.

Petro, Francia, todo su equipo de gobierno y sus parlamentarios contarán con el pueblo movilizado en las calles respaldándolos, pero también atento a señalar sus errores.

Como dijo el presidente Petro este sábado en su simbólica posesión ante colectivos sociales, “necesitamos más y más organización popular en Colombia”. Y los convocó a organizarse.

De modo que nuestro presidente, el presidente del pueblo que se empoderó para elegirlo, a pesar del régimen corrupto del uribismo, debe prepararse para gobernar.

“Se trata de inaugurar un gobierno con los movimientos sociales, no reemplazándolos ni cooptándolos”, subrayó ayer el Jefe del Estado.

Seguiremos acompañando a nuestro Presidente desde las calles, para que la esperanza del cambio se haga realidad.

Cali, sábado 6 de agosto de 2022.

PERIODISMO LIBRE.


Imagen: Gustavo Petro, en la posesión ancestral del presidente en el corazón del mundo. Ceremonia arhuaca cumplida el jueves 4 de agosto de 2022. (Foto tomada del Twitter de Gustavo Petro).

Tendencia en redes


ASÍ SE PREPARA EL ACTO DE POSESIÓN DEL PRESIDENTE PETRO

Participarán la Orquesta Filarmónica de Bogotá y 15 coros y orquestas más de todo el país.

PERIODISMO LIBRE

Cali, sábado 6 de agosto de 2022.

Tendencia en redes


“¡Y EN ESO LLEGÓ PETRO!”. MELODÍA DE LA POSESIÓN

Letra y voz: Jorge Granada. Coros: David Cruz. Grabación: Davinci Records. Basada en la canción de Carlos Puebla, "Y en eso llegó Fidel".

REPRODUCE: PERIODISMO LIBRE

Cali, sábado 6 de agosto de 2022.

Tendencia en redes


LA POSESIÓN ANCESTRAL DEL PRESIDENTE PETRO ANTE LA COMUNIDAD ARHUACA, EN LA SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA

En el corazón del mundo, el 4 de agosto de 2022, un mensaje de luz y verdad, de equilibrio por la vida.

PERIODISMO LIBRE

Cali, sábado 6 de agosto de 2022.

lunes, 25 de julio de 2022

Tendencia en redes


TRABAJADORES DE UNIMETRO, EN HUELGA EXIGIENDO SUS DERECHOS

En Cali, conductores del MIO reclaman que la empresa Unimetro cumpla con sus obligaciones laborales.

PERIODISMO LIBRE.

Cali, lunes 25 de julio de 2022.

viernes, 24 de junio de 2022

Derrotados el odio, la mentira, la trampa y la represión

  

LA VICTORIA POPULAR Y EL NUEVO PODER

Por Luis Alfonso Mena S.

El domingo 19 de junio, 11.292.758 colombianas y colombianos votamos por Gustavo Petro y Francia Márquez, y decidimos empezar a cambiar el desastre que nos dejan las oligarquías en el poder desde hace 203 años, desde cuando el 7 de agosto de 1819 se materializó nuestra primera independencia.

Millones de compatriotas se movilizaron por selvas, montañas, ríos, costas y valles; veredas, barrios, calles y plazas en busca de las urnas para votar por el Cambio y derrotar el odio, la mentira, la trampa, el miedo, la amenaza de fraude, la corrupción y la represión que atentaron durante meses contra el corazón y la mente de la población, bombardeada a diario por la propaganda del gobierno, la narrativa falaz de sus medios de comunicación y la gavilla de sus candidatos escalonados.

Todos esos actores del establecimiento fueron vencidos: 688.102 votos fue la diferencia final entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, diferencia que le otorgó una victoria sólida y clara a los candidatos presidencial y vicepresidencial del Pacto Histórico y del Frente Amplio nucleado en torno suyo, aunque los encuestadores del sistema vaticinaban un supuesto ‘voto-finish’ con el aspirante de toda la derecha unida.

La del 19 de junio ha sido la mayor votación alcanzada por candidato presidencial alguno en toda la vida republicana de Colombia, y ese honor les corresponde a un hombre y a una mujer surgidos de la base popular, curtidos en la lucha social e inscritos en los postulados del progresismo, las ideas alternativas y la filosofía de izquierda.

Con breves períodos en los que en 203 años algunos progresismos liberales intentaron reformas sociales finalmente frustradas a sangre y fuego por las mismas élites liberales, conservadoras y uribistas (mixtura de ambas), la nuestra ha sido la historia de las desigualdades, las segregaciones, las traiciones y todas las violencias.

Somos protagonistas ahora de una nueva época que probablemente durará décadas y que debemos saber trasegar, con inteligencia y firmeza, para sortear las infinitas emboscadas que nos tenderán en el camino que apenas comienza.

La victoria de Petro y Francia ha dado nacimiento a una criatura, el cambio, que solo crecerá alimentada por la savia popular y que demorará en dar no pocos de sus resultados definitivos. Por ello requeriremos de mucha paciencia.

Varias de las transformaciones de fondo solo se verán en toda su magnitud en cuatrienios siguientes, finalizadas por quienes recojan la posta de los dos líderes actuales, pues tendremos que empezar a construir hegemonías populares para dar continuidad a lo que podría constituirse en nuestra segunda independencia.

Seamos conscientes de que es solo el inicio, pues viene lo más difícil: empezar a derrumbar dos siglos de inequidad, racismo y exclusiones, generadores fundamentales de la violencia atávica que ha signado nuestra historia de guerras, matanzas, masacres, magnicidios y crímenes de lesa humanidad.


GESTA ÉPÍCA

El 19 de junio configuró una gesta popular memorable fraguada a lo largo de más de un año, que comenzó en abril de 2021 con el histórico alzamiento social contra las políticas neoliberales de Iván Duque, y que se prolongó durante meses, a pesar de la brutal represión y las masacres perpetradas por el gobierno.

Como lo destacó el presidente electo en su emocionado discurso de la victoria y lo reiteró el jueves 23 de junio, al recibir del Consejo Nacional Electoral la credencial que lo certifica oficialmente como presidente electo, en este triunfo tiene papel sustancial la juventud, especialmente aquella que participó en las multitudinarias protestas de 2019 y 2021, y que incluso días antes de las elecciones estaba siendo reprimida y encarcelada por el régimen.

Tres millones de nuevos votantes, principalmente gente pobre, y un millón 300 muchachos, entre los 18 y los 21 años, que se la jugaron por el cambio, que dijeron “no vamos a dejar pasar esta opción cierta de un gobierno diferente”, rubricaron el triunfo y poder pasar de los 8.541.617 votos alcanzados en la primera vuelta del 29 de mayo, a los 11.292.758 de la segunda ronda, el 19 de junio.

Ha sido una auténtica victoria popular, contra la manguala del régimen, porque los 10.604.656 votos por Hernández en un importante porcentaje no son de él, son el producto de la unificación de todas las maquinarias y las mafias del viejo país, enredados en las cuales quedaron muchos ciudadanos que creyeron en sus matrices de desinformación y calumnias, y cayeron en sus trampas.

Las manifestaciones de júbilo y amor popular por la victoria reflejan el nivel espontáneo y sincero de compromiso que con la construcción de esta victoria tuvo un sector muy grande del país, que en las últimas semanas se vio sometido a una campaña de la derecha para torcer su voluntad, su entusiasmo y su voto.

Pero las difamaciones contra Petro, Francia y el Pacto Histórico no lograron los propósitos pretendidos por la prensa del sistema, y, en cambio, la participación de la gente en la jornada del 19 de junio se convirtió en un reto de movilización, a pesar de las dificultades de transporte y la falta de recursos, y el resultado final se esperó con una expectativa pocas veces palpada en la historia popular.

Las explosiones de alegría en hogares, centros comerciales, plazas públicas, campos y ciudades reflejan el nivel de aceptación que Petro, Francia y la lucha por el cambio de verdad alcanzó en el alma de la mayoría del pueblo.

NUEVOS VIENTOS

Petro y Francia no nos defraudarán. La amenaza del gatopardismo (“cambiar para que nada cambie”) no se abrirá paso, porque la fórmula presidencial del Pacto Histórico tiene una trayectoria limpia e inquebrantable que evitará el desvío.

El cambio por la vida, una de las ideas centrales de la campaña, se empezó a abrir paso desde el momento mismo de la elección: llamada del presidente de EE.UU. al presidente electo Petro en pie de igualdad; contacto con el presidente de la República Bolivariana de Venezuela para la normalización de relaciones y dar fin a la nefasta política de Duque en la frontera; nuevas definiciones de las fuerzas partidistas para conformar mayorías sólidas del Pacto Histórico y aliados en Cámara y Senado, con el fin de garantizar el trámite expedito de las reformas económicas, sociales y políticas que urge el cambio; aceptación de diálogo por parte de Álvaro Uribe tras reunión de empalme de Petro con Iván Duque para aliviar las tensiones en el país; acercamiento de la mayoría de los gremios al presidente electo; directrices desde ya en materia de educación, gastos y política económica por parte del nuevo jefe del Estado.

Todos estos hechos y muchos otros en marcha son evidencia del nuevo clima político, muy distinto al que activistas de extrema derecha y fanáticos del fascismo, como algunos que persisten con mensajes criminales en redes, esperaban tener para incentivar la guerra de odios e iniciar el cerco económico.

Sin embargo, la alerta del pueblo y sus organizaciones debe seguir siendo máxima, la derecha no duerme y la conspiración sigue latente.

El fenómeno político que constituyen Petro, Francia y el gigantesco respaldo popular brindado a su lucha y a su programa han conmocionado a las viejas élites y ha hecho cimbrar las estructuras del establecimiento, no solo en Colombia, sino en todo el continente.

Hemos comenzado el camino de los cambios y del nuevo poder. Empieza lo más difícil. Pero la alegría de la victoria popular y el convencimiento de que tenemos la razón histórica anidan en nuestras mentes y en nuestros corazones como motores de las transformaciones urgentes que espera la patria.

Cali, viernes 24 de junio de 2022.

PERIODISMO LIBRE.

--





IMÁGENES.-

La primera: Momento del acto cumplido el 19 de junio de 2022, día de la victoria. Al fondo, foto de Dylan Cruz, asesinado por la Policía en 2019. (Foto: Los Ángeles Times/Google).

La segunda: Decenas de votantes por ríos colombianos con dirección a los puestos de votación. (Foto tomada de redes sociales).

La tercera: Gustavo Petro y Francia Márquez, en el momento de recibir los diplomas que los acreditan como presidente y vicepresidente de Colombia. (Foto: La Tercera/Google).

La cuarta: Enormes filas hicieron los votantes en caseríos de zonas campesinas el 19 de junio de 2022 para hacer valer el derecho a elegir. (Foto tomada de redes sociales).

La quinta: Una madre campesina, al momento de depositar su voto, el 19 de junio de 2022. (Foto tomada de redes sociales).

La sexta: El presidente saliente, Iván Duque y el presidente electo, Gustavo Petro, en el encuentro sostenido en la Casa de Nariño el jueves 23 de junio de 2022. (Foto tomada de redes sociales). 

Tendencia en redes


"TRES MILLONES DE NUEVOS VOTANTES Y LOS JÓVENES NOS DIERON EL  TRIUNFO”

miércoles, 22 de junio de 2022

martes, 21 de junio de 2022

viernes, 17 de junio de 2022

Tendencia en redes


RODOLFO HERNÁNDEZ FUE CONDENADO A INDEMNIZAR CON $176 MILLONES A UN ANCIANO TRABAJADOR AL QUE LE NEGÓ LOS APORTES PENSIONALES

miércoles, 15 de junio de 2022

Abusos del Registrador y detenciones de la Policía

LOS ZARPAZOS DEL RÉGIMEN EN SUS ESTERTORES

Por Luis Alfonso Mena S.

A cuatro días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, el régimen de Iván Duque lanza sus últimos y desesperados zarpazos, como monstruo herido, orientados a generar terror y desconfianza en la población, ante su inminente e inevitable derrota el 19 de junio con su impresentable candidato, Rodolfo Hernández, el imputado mandadero del innombrable.

En sus resuellos estertóreos, el gobierno uribista de Iván Duque actúa en varios frentes para tratar de salvar a su patético aspirante presidencial de la derrota que el pueblo le infligirá el domingo próximo, la misma que significará el fin del régimen de corrupción y masacres que ha imperado en el país en los últimos cuatro años.

En la tarde del martes 14 de junio el agonizante gobierno puso al registrador, Alexander Vega, a cerrar las puertas de la auditoría del sistema electoral reclamada con todo derecho y pertinencia por el Pacto Histórico.

De esta forma, el pusilánime funcionario cumplía órdenes de la Casa de Nariño, con el único fin de que sus artimañas electrónicas destinadas a torcer los resultados del domingo en favor de Hernández no sean descubiertas.

Y, pletórico de arrogancia, Vega se dirigió solo a Gustavo Petro para exigirle, con el mayor cinismo, “que respete” los resultados del domingo, como si ya el registrador y su gobierno los conocieran, porque juran que van a poder hacer lo mismo que realizaron el 19 de abril de 1970.

Recordemos que aquel nefasto día, en el gobierno del liberal Carlos Lleras Restrepo, le robaron las elecciones al líder de la Alianza Nacional Popular, Anapo, Gustavo Rojas Pinilla, y le entregaron la Presidencia, de manera fraudulenta, al conservador Misael Pastrana Borrero, padre de Andrés Pastrana Arango, actual peón del uribismo más godo y recalcitrante.

Casi simultáneamente con la maniobra del registrador del gobierno, acomodado ahora para que la ultraderecha no pida su cabeza otra vez, como sucedió luego del 13 de marzo, en la madrugada de este miércoles 15 de junio el régimen abrió su segundo frente de ataques.

En efecto, puso al servicio de sus fines oscurantistas a la Policía y a la Fiscalía para realizar decenas de allanamientos y detener a por lo menos 20 jóvenes integrantes de las resistencias populares, a los cuales presentó como “organizadores de actos vandálicos” y les endilgó una larga lista de absurdos presuntos delitos, que ni los perpetradores de las detenciones se los creen.

Los allanamientos de hogares y las detenciones de muchachos fueron realizados de manera sincronizada en Cali, capital de la resistencia y una de las ciudades con mayor votación por Petro, y en Bucaramanga, la ciudad del candidato del régimen. Diez personas fueron detenidas en cada una de ellas, y están siendo judicializadas.

Los detenidos en Cali son Anderson Cifuentes, Rolando Quintero, Alejandro Blandón, Jhon Alejandro Hernández, Wilson Stiven Murillo, Yeison Giner Hernández Realpe, Jhon Ricardo Bermeo Carabalí, Jofren Ordóñez Angulo y Diego Fernando Ángel Agudelo.

Además, en los últimos días se han conocido denuncias sobre amenazas contra la vida del líder social y juvenil Steeven Ospina, destacado defensor de derechos humanos de Siloé y demás barrios del sur occidente de Cali.

Estamos, pues, en presencia de una escalada de arbitrariedades típicas de un régimen dictatorial como el empotrado en el poder en nuestro país, que se resiste a desaparecer, como ocurrirá el domingo próximo, a pesar de los preparativos de trampa a cargo de quienes han mangoneado siempre el sistema electoral, y de la represión brutal, con la que buscan acallar a la juventud, principal víctima de este gobierno sangriento y protagonista de excepción del cambio que se avecina.

Con la certeza de que la victoria popular es inexorable, Gustavo Petro ha denunciado las maniobras dictatoriales del gobierno, ha llamado al régimen a que respete la voluntad popular y ha instado a sus millones de seguidores en todo el país a rechazar las provocaciones y a votar temprano y de manera multitudinaria el domingo próximo.

Con millones y millones de votos por Petro y Francia, el pueblo colombiano derrotará el fraude que preparan el gobierno uribista y sus aliados de la derecha enemiga de las transformaciones sociales.

Cali, miércoles 15 de junio de 2022.

PERIODISMO LIBRE.

Tendencia en redes


“GOBERNARÉ DESDE EL AMOR, NO DESDE EL ODIO. ESTOY LISTO”

martes, 14 de junio de 2022

La videocolumna de Luis Alfonso Mena S.


LAS GRANDES DIFERENCIAS ENTRE PETRO Y EL IMPUTADO

Petro, con el pueblo; Hernández, con las oligarquías

LAS GRANDES DIFERENCIAS ENTRE PETRO Y EL IMPUTADO

Por Luis Alfonso Mena S.

Cada día afloran con más claridad las grandes diferencias entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, diferencias que les muestran a los colombianos el camino para que no se equivoque y, por fin, inicie la marcha de los grandes cambios que urge la patria.

Petro está con la Colombia decente y trabajadora, reunido con su pueblo, en las fábricas, como ocurrió en Cúcuta y en Suaita, Santander; en los campos agrícolas, como sucedió en Vélez, también en Santander; en sus hogares y hatos de ganado, como aconteció en Yopal; compartiendo con los humildes y recibiendo el clamoroso respaldo espontáneo de la población, como se vio en la capital del Casanare en la tarde del lunes 13 de junio, cuando el pueblo se volcó a las calles para vitorearlo y saludarlo de cerca, algo nunca visto allí.

Hernández se refugia en las cuevas de las mafias corruptas, huye de los debates y de las entrevistas, se mete en la gusanera de Miami y solo aparece en videos con mujeres jóvenes, ataviado cual vulgar traqueto de quinta.

Petro muestra su hoja de vida en una solicitud de empleo a toda la ciudadanía, porque aspira a ser su mandatario, es decir, el que cumple el mandato del pueblo; publica su declaración de renta; demuestra en el diálogo con la comunidad el enorme conocimiento de las problemáticas de cada región, escucha y plantea soluciones posibles y absolutamente necesarias.

Hernández, por el contrario, escapa de cualquier espacio abierto, se esconde en sus madrigueras protegido por sujetos comprometidos con mercenarios, como ocurrió en Miami, porque no quiere responder a los gravísimos casos de corrupción y desafueros por los que irá a juicio, imputado, pues no es solo uno, como se ha denunciado, sino dos los que le esperan: el primero, por el contrato que él, su hijo Luis Carlos y su esposa querían amarrar a 30 años con la firma Vitalogic, para la disposición de basuras en Bucaramanga, por 670.000 millones de pesos y una jugosa coima o soborno por millón y medio de dólares, y otro proceso por persecución a los trabajadores de la capital de Santander, que viola de manera flagrante derechos laborales de empleados del Estado municipal. Los juicios serán el 21 y el 26 de julio.

Petro es un hombre de hogar, con una esposa luchadora que está también reunida con su pueblo en la campaña, y con una candidata vicepresidencial como Francia Márquez, llenando de esperanza y compromiso social los recintos en los que la gente la escucha con devoción, como ocurrió en Cartago, en el norte del Valle del Cauca, el 13 de junio.

Hernández, entre tanto, sigue en sus lujosos aposentos, evadiendo respuestas sobre tantas y tantas mentiras suyas, como las vertidas en el caso de la desaparición de su hija adoptiva Juliana, de quien ha dicho que fue secuestrada, primero, por las Farc; luego, por el ELN, y, últimamente, por grupos armados indeterminados que, según dijo, la habrían asesinado, pero que es utilizada por Hernández para generar lástima y votos.

Petro les habla claro y con respeto a sus electores, muestra su programa, lo explica con solvencia académica y desborda con su dominio de la economía, la sociedad, la política, la cultura y la historia.

Hernández solo insulta, ataca a las mujeres, a los trabajadores del Estado, a los católicos que veneran a la Virgen María, amenaza con convertirse en un tirano que gobernaría con base en decretos de excepción, pues desconoce el Estado de Derecho, la política internacional y es manejado como un títere por sus asesores que le libretean lo que dice.

Las diferencias son tan abismales que, para enlodar a Petro, el régimen uribista de Duque, con toda la clase dirigente oligárquica unificada, ha desatado la más brutal guerra sucia contra la campaña del Pacto Histórico, para lo cual cuenta con la complicidad de los medios de comunicación de las élites, dedicados a ocultar los protuberantes casos de presunta corrupción de Hernández y a crear escándalos electorales ficticios, como los globos con filtraciones ilegales y criminales que le entregó la policía política del gobierno a la revista Semana, convertida en el boletín oficial del régimen.

Las diferencias son evidentes, y crecen día a día. Como dijimos en reciente análisis, la disyuntiva hoy es entre la decencia, el conocimiento y el pluralismo, representados por Petro y Francia, y la corrupción, la ignorancia y la tiranía, representados por Hernández y sus socios.

Estoy seguro de que el pueblo colombiano no se equivocará el domingo 19 de junio.

Martes 14 de junio de 2022.

PERIODISMO LIBRE, CALI


viernes, 10 de junio de 2022

Les salió el tiro por la culata


LAS CHUZADAS DEL RÉGIMEN Y EL MONTAJE DE SEMANA

Por Luis Alfonso Mena S.

Entre el 17 de julio de 1972 y el 19 de agosto de 1974, Estados Unidos vivió uno de los episodios de espionaje político más conocidos y patéticos en la historia de las guerras sucias electorales: el llamado caso Watergate, que no fue más que el brutal fenómeno de espionaje del gobierno del conservador Richard Nixon contra la campaña política del Partido Demócrata.

Acosos, robos en la sede del partido contrario y decenas y decenas de horas de grabaciones hicieron parte del espionaje que empezó a ser descubierto, cabo tras cabo, por dos periodistas en la fecha anotada de 1972 y que, en 1974, terminaría con la dimisión de Nixon, luego de la persistente y paciente labor de los dos reporteros.

La contundencia de los hechos de espionaje desde el poder descubiertos, que configuran un crimen, condujo a tal desenlace.

La titánica labor de los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward ha sido objeto de numerosas historias y películas, como Todos los Hombres del Presidente, y hasta hace poco se contaba en las facultades de comunicación social como ejemplo del buen periodismo, de cómo controlar el abuso del poder. En mis clases de periodismo yo también la contaba.

Hoy en Colombia la historia se repite, pero al revés, no con dos icónicos reporteros como protagonistas de control al poder, sino, para desgracia del periodismo nacional, con una publicación con periodistas puestos al servicio del poder, como megáfonos del régimen en el poder.

La revista Semana, en vez de descubrir el espionaje al que fue sometida criminalmente la campaña del Pacto Histórico durante nueve meses, lo que ha hecho es obrar en connivencia con el gobierno de Iván Duque y del uribismo, para montar, no cabe dudas, todo un entramado de persecución, acoso y chuzadas ilegales contra la campaña del Pacto Histórico con el único fin de procurar desprestigiar a Gustavo Petro, el candidato presidencial líder en las encuestas.

Según se ha conocido, tenían las grabaciones hace rato y, seguramente, las estaban sometiendo a escuchas con un único fin: hallar algo que pudiera significarles la posibilidad de una denuncia por corrupción contra Petro o Francia Márquez, pero no encontraron nada.

Esa frustración de Semana es lo que explica que, finalmente, con el objetivo de ver qué podían pescar en la opinión pública, decidieron editar las grabaciones ilegalmente obtenidas con trozos que, sin embargo, solo muestran diálogos de estrategias de campaña, como las hacen todas. No hay allí ni delitos ni insultos ni nada que se pueda señalar de irregular. Solo burbujas.

Así que no hay que llamarse a engaños ni dejarse entrampar más por el acto criminal protagonizado seguramente por los servicios de inteligencia del régimen, como se ha denunciado, con la complicidad de la revista Semana, que en este caso hace parte del complot contra Petro y Francia, y contra las esperanzas de cambio y de reformas democráticas profundas que ellos representan para millones de colombianos.

Hay que ser muy ingenuo en términos políticos o cómplice de la patraña del gobierno y de su vehículo sumiso, la revista Semana, para dejarse confundir por este montaje, destinado solo a favorecer al desprestigiado candidato de la extrema derecha, el imputado por corrupción y prospecto de tiranuelo, Rodolfo Hernández.

Lo mostrado grandilocuente y falazmente como “los Petro videos” no es más que un escándalo artificial, que no revela nada, pero sí busca hacer daño entre incautos, tratar de generar división con ocasión de las numerosas adhesiones que todos los días reciben Petro y Francia, y satisfacer a la galería uribista, ávida de algún aliento en su melancólica campaña.

Están tirando los restos de su guerra sucia, aupados por los demás medios del régimen que, todos a una, han tratado de usar las burbujas, pero éstas se les deshacen cada vez más rápido en sus manos.

Lo que si queda claro es que el gobierno y su mandadera, Semana, incurrieron en un delito: chuzadas, espionaje ilegal y persecución criminal contra una campaña presidencial.   

Afortunadamente el pueblo, en su inmensa mayoría, ya sabe qué clase de gobierno nefasto tiene y qué clase de seudoperiodismo se hace desde Semana y demás medios del sistema, serviles del poder descompuesto que patalea, pero que está en sus estertores.

En este nuevo caso, Semana y el régimen fueron por lana y salieron trasquilados. Les salió el tiro por la culata.

Viernes 10 de junio de 2022.

PERIODISMO LIBRE, CALI

jueves, 9 de junio de 2022

La videocolumna de Luis Alfonso Mena S.


CAMBIO Y DEMOCRACIA O CORRUPCIÓN Y TIRANÍA. La disyuntiva de hoy en Colombia

La disyuntiva de hoy en Colombia

 

CAMBIO Y DEMOCRACIA O CORRUPCIÓN Y TIRANÍA

Por Luis Alfonso Mena S.

Se ha tendido una nueva cortina de humo por parte de la revista Semana y de la extrema derecha para ocultar la gravedad de las imputaciones por corrupción que llevan a juicio al candidato del uribismo, Rodolfo Hernández.

Y algunos caen en la trampa del gobierno, que obra ilegalmente infiltrando una campaña presidencial.

En vez de “Petro videos”, deberían hablar del nuevo Watergate del régimen contra Gustavo Petro y Francia Márquez.

Iván Duque, Álvaro Uribe, Hernández y sus secuaces están desesperados porque no han podido encontrar nada contra la campaña del Pacto Histórico a la Presidencia.

Por eso Jorge Robledo anda hurgando chismes, Hernández recurre a la gusanera de Miami y a los favores del nefasto Jaime Bayly, y César Gaviria hace pactos secretos con el imputado.

Lo peor de la clase dirigente y todos los clanes de la corrupción en Colombia están agrupados en la orilla de Hernández.

Y el Partido del Régimen del Terror, chuzando la campaña del Pacto Histórico, al peor estilo del DAS, con la nueva policía política uribista al servicio ahora del clan Hernández.

No ven cómo parar la oleada de respaldo popular a Petro, quien sigue recorriendo el país para escuchar a los humildes.

Petro está con los pescadores del Tolima, con los campesinos de Antioquia, con los camioneros de Boyacá, con las madres del Chocó, en sus hogares, en sus calles, en sus esperanzas.

Mientras tanto, el candidato del gobierno sigue insultando la inteligencia del pueblo, atropellando a todo el que contradiga sus bestialidades y anunciando que se limpiará el trasero con la ley y con la Constitución.

El futuro de Colombia está en juego: cambio y democracia o corrupción y tiranía.

Es decir, Petro y Francia o Hernández y el uribismo.

Esa es la disyuntiva histórica de hoy. No nos equivoquemos.

PERIODISMO LIBRE, CALI

Jueves 9 de junio de 2022.

---

IMAGEN: Gustavo Petro ayudando a hacer la comida en casa de la señora Genoveva Palacios Rodríguez, en la noche del miércoles 8 de junio de 2022, en el barrio Palenque de Quibdó, capital del departamento del Chocó. (Foto tomada de transmisión en YouTube).