Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

sábado, 24 de febrero de 2018

Análisis. ¿Qué pasa en la capital del Valle del Cauca?

Foto tomada de: https://derechoalaciudadflacso.wordpress.com/2014/01/28/santiago-de-cali-entre-las-promesas-del-desarrollo-neoliberal-y-la-realidad-del-profundo-conflicto-social/).

INSEGURIDAD EN CALI

Por Alberto Ramos Garbiras (*)
La ETA un grupo terrorista de España empezó a operar en julio de 1959 en pleno desenvolvimiento de la dictadura militar franquista, se iniciaron como una disidencia del Partido Nacionalista Vasco, liderados por José Manuel Aguirre, Julián Madariaga y Javier Imaz. La ETA ejecutó asesinatos selectivos que comenzaron a registrarse en 1968, fueron 52 años de presión al gobierno central de Madrid reclamando la independencia Vasca y 43 años de violencia sistemática que atemorizó a los españoles hasta el año 2011; un total de 829 crímenes perpetraron, reseñados así: 343 civiles y 486 miembros de la fuerza pública. Algunos datos difieren entre el Ministerio de Justicia, las fundaciones de víctimas del terrorismo y el libro Vidas Rotas, pero comparando las tres fuentes de datos, las muertes violentas no sobrepasan las 1000 personas en 43 años. Y esto horrorizó a la sociedad española.


Ya citamos la cifra espantosa de 28.000 asesinados en Cali en 15 años (del 2000 hasta el 2015), ningún año con menos de 1000 personas. Si tomamos los últimos 2 años de muertes violentas en Cali observamos que en el 2016 se registraron 1298 asesinatos, y en el 2017 un total de 1227(el año pasado figuró Cali como la ciudad más violenta de Colombia); esta realidad nos constriñe a la reflexión, nuevamente. Las muertes callejeras de Cali no son del conflicto interno, no son del terrorismo, son de violencia común multicausal dispersa.

El jueves 22 de febrero la Alcaldía anunció el comienzo de la operación Esperanza en 55 semáforos de la ciudad, actuaciones conjuntas de policía y fuerza pública, y en otros sitios calientes o hot points, operación o plan que reemplaza el Plan Atarraya del año pasado. Pero el despliegue de fuerza pública no será suficiente (siempre lo desmontan a los pocos días), se necesitan otras acciones de inclusión social. La violencia debe ser combatida con medidas de prevención del delito y con acciones de desarrollo social.

Se necesitan acciones para prevenir la violencia, entre ellas extensión de la educación, porque la falta de escolaridad y la desatención a los menores de edad incrementa los infractores de las normas vigentes. Y se necesitan fuentes de trabajo. La violencia en Cali es protagonizada en un 80% por la delincuencia común que opera independientemente a cualquier dirección o liderazgo porque los actores individuales, portadores de conductas desviadas no tienen proyecto de vida, son excluidos del sistema y la sociedad; no poseen escolaridad y menos movilidad social que les permita ascender, son desatendidos y marginales, o se lanzan a la comisión de  delitos y son mano de obra sicarial instrumentalizada para llenar las apetencias de terceros.

 La administración municipal no se puede engolosinar restando muertos de un mes o con respecto a otro mes, o del año anterior con el siguiente para pretender afirmar que la situación ha mejorado. La convivencia se logra cuando el respecto se extiende entre todos los pobladores y cuando sus necesidades básicas están resueltas. Una ciudad llena de desempleados, desplazados, de excluidos e indigentes debe centrar su labor en atender a la población desamparada, en coordinación con el gobierno central, antes de cualquier otra inversión, brindar los mínimos del bienestar social constitucional.

Reitero una afirmación que expuse en otro escrito, las muertes sistemáticas en Cali, sin contar los millares de lesionados en atracos, riñas, hurtos y demás violaciones a los derechos humanos, significan un fracaso palmario y público a la política de seguridad. La ciudad está convertida en un atracadero a cielo abierto, por el cúmulo de hurtos, robo de carros, fleteos continuos, asaltos exprés, desvalijamiento de casas y apartamentos, robos callejeros y en locales comerciales.

El narcotráfico es la hoguera que sostiene todas las actividades delictivas. Hasta que la Comunidad de Naciones, desde la ONU, no apruebe la legalización del consumo, este gran negocio seguirá siendo el propiciador de la violencia de Carteles y Miniárteles que alteran el orden público y social. Por fuera del comportamiento de o tras bandas delincuenciales.  


(*) Politólogo egresado de la Universidad Javeriana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario