Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

sábado, 29 de octubre de 2011

Opinión. Altozano

Cultura política

Por Alberto Ramos G. (*)
Durante las etapas del post Frente Nacional el transformismo político se ha registrado con la creación de partidos nutridos por gente del bipartidismo, solo con fachadas de nuevos nombres.

El cúmulo de noticias semanales sobre escándalos y actos de corrupción influye en la noción de cultura política. La gente se forma un criterio de sus dirigentes y del funcionamiento de las instituciones por lo que ve, vive y percibe con el devenir de los años.


Todas las deformaciones y vicios de esas prácticas inciden en la conducta de los viejos y nuevos electores. Las visiones, observaciones y deducciones que la gente obtiene y ha tenido por el comportamiento de la clase política hacen que reproduzca esos comportamientos desde abajo, como moldes de conducta que vienen a conformar la cultura política.

Por fuera de la cultura política colombiana con las cargas de vicios, entre ellas la del fraude electoral, existen subculturas políticas de grupúsculos que aún deforman más el comportamiento.

Las actitudes políticas de individuos que se comportan de manera notoria, actos que la mayoría no repite, son solo una variable de la cultura política. La ideología política no debe confundirse con la cultura política.

La ideología que porta cada militante de partido o de los movimientos, es por su formación política, por convicción doctrinaria o de pensamiento respecto a los postulados y programas de los partidos políticos.

En cambio en la cultura política el concepto rebasa la adhesión militante ideológica para caracterizar a la mayoría de la población que tiene unas creencias, nociones y convicciones sobre las instituciones, el manejo del poder, el comportamiento de las élites y la conducción del Estado.

Los abstencionistas no son fácilmente clasificables en la cultura política nacional, pueden pertenecer a alguna subcultura política. Ese comportamiento se extracta solo de quienes son ciudadanos porque pueden votar, los menores de edad, por ejemplo, no entran en esa clasificación porque aún no pueden participar completamente.

(*) Catedrático de la Universidad Libre de Cali. albertoramos2005@yahoo.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario