Escríbanos al correo electrónico: luismena7@gmail.com

martes, 23 de febrero de 2010

Denuncia. Guerra sucia en la campaña presidencial

Esta foto causó escándalo en 2009, porque muestra a Andrés Felipe Arias cuando se comunicaba con un alto funcionario de la Casa de Nariño a quien le reportaba sobre cómo trataba de convencer a una congresista liberal para que votara a favor de la ley del referendo. "Me va tocar caer en estrategias bajas por Uribe", escribía en su Blackberry.


¿Y ‘Uribito’? AIS

Andrés Felipe Arias, Uribito, va encabezando el campeonato del cinismo, torneo en el que participan otros tantos, como el ministro de la desprotección, Diego Palacios.

A las graves denuncias del periodista Daniel Coronell sobre la forma como habría utilizado el programa Agro Ingreso Seguro, AIS, para sus fines políticos, responde con desfachatez.

Desprecia la claridad que la opinión pública urge respecto de la financiación de las campañas políticas, y se muestra arrogante y déspota. Se cree omnipotente.

Con sus actitudes se gana el repudio de los ciudadanos antes que la adhesión. Pero eso parece no importarle y seguramente confía en que eludir sus responsabilidades le da réditos.

Y ahora, para tratar de contrarrestar lo mal que caen los descubrimientos que se hacen sobre su comportamiento, cabalga sobre el viejo truco de la guerra sucia.

Trata de enlodar a sus adversarios con mensajes televisivos rastreros, mandados a recoger en la publicidad política moderna, pero que muestran hasta dónde es capaz de llegar.

A pesar de su juventud, Uribito es el típico político tradicional de extrema derecha que hace proselitismo con odio para explotar las bajas pasiones del momento.

En vez de responder a las denuncias de Coronell, que pregunta si beneficiarios de los millonarios regalos de AIS fueron aportantes de su campaña, publica una cuña insultante.

Según Coronell, entre los posibles colaboradores estarían los ingenios Ríopaila, Manuelita, y Mayaguez, Baterías MAC, Fanalca y Pollos Bucanero. Todas empresas del Valle. [1]

Uribito y otros de su estilo lideran no sólo el torneo del cinismo sino una peligrosa tendencia política proclive a la guerra sucia contra sus adversarios.

Andrés Felipe Arias debe responder por las enormes dudas sobre sus actuaciones.


-----
[1] Semana No. 1.450, del 13 al 20 de febrero de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario